Orígenes del cine soriano.
Domingo 18. Centro Cultural Palacio de la Audiencia. 20:15 h

Tres proyecciones, duración 30´
27ª Asamblea de la Sociedad Filantrópica Hijos de El Royo y Derroñadas Buenos Aires. 1927
Las Fiestas de San Juan de San Pedro Manrique. 1928
Deza, Soria y alrededores. 1932

Ignoro si existe alguna filmación anterior, no para aparatos precursores, sino para proyecciones cinematográficas propiamente dichas. En cualquier caso, la primera noticia de un rodaje profesional nos lleva a una fecha temprana aún en la Historia del Cine pero ya lejana en el tiempo.

En 1924, Benito Perojo se trasladó a nuestra ciudad con el fin de realizar Para toda la vida. Se filmó en la antigua plaza de San Pedro de Soria, junto a una fuente hoy desaparecida con la acción centrada en una vivienda de balcones y miradores; en Ágreda especialmente (donde el pórtico de la iglesia simulaba la entrada a la cárcel) y en Calatañazor, recogiendo calles, plazas, casas y paisajes. Era, naturalmente, muda. Estaba escrita y producida por Jacinto Benavente. El Premio Nobel anunció su visita a la provincia durante el rodaje, viaje que no se ha podido comprobar.

El acontecimiento vino ampliamente reflejado en la prensa local. La Voz de Soria y El Avisador Numantino dieron cumplida información de la llegada de los artistas -Rafael Calvo, Manuel Sangermán, Manuel Montenegro- en el tren de la mañana, y por Tudela desde París, Mademoiselle Simone Vaudry y Rachel Devury, puesto que se trataba de una coproducción con Francia. Con anterioridad habían llegado en sus respectivos coches (autos se decía entonces) el Conde de la Vega, Consejero Delegado de la Sociedad Films Benavente, y su hermano Don Alfonso Casamadrid, con el director artístico de la sociedad, Benito Perojo.

La historia recogía un melodrama rural, tan apreciado en la época.El film se iba a proyectar en Soria antes que en Madrid; sin embargo, por una imprevista circunstancia de tramitación sanitaria -una epidemia de parálisis infantil- se suspendió la apertura de cines y teatros, con lo que en Madrid se estrenó el 31 de octubre de 1924 y en Soria, en la segunda semana de noviembre, en el Teatro Principal, que entonces regentaba el Sr. Marcelo Reglero, a su vez editor de El Porvenir Castellano.

El éxito, por descontado, fue tremendo. Y todos admiraron cómo Benito Perojo había recogido las bellezas sorianas.

La verdad es que no sé a ciencia cierta si se conserva la película completa o parte de ella. Me temo que no, al menos en España. Quizá quede alguna copia en la Cinemateca Francesa. Conozco, en cambio, su cartel publicitario y he visto un par de fotografías de sendas escenas de la obra.

De 1927 se conservan fragmentos de un documental filmado por la Sociedad Filantrópica de Buenos Aires sobre miembros originarios de El Royo y Derroñadas que se habían establecido en Argentina. A partir de finales del siglo XIX y principios del XX hubo una gran emigración de sorianos hacia tierras americanas, muchos de los cuales abrieron comercios o crearon empresas, y algunos regresaron con cierta fortuna -los llamados indianos- levantando magníficos edificios de piedra en sus pueblos natales.

La película recoge la 27ª Asamblea de la Sociedad Filantrópica Hijos de El Royo y Derroñadas, celebrada en Buenos Aires el 7 de febrero de 1927. Después de unos planos de la capital argentina, se ve la llegada de los socios, la sala de la asamblea, el informe a los miembros de la labor de la junta directiva, compuesta por Manuel García, presidente; Ezequiel García, secretario, y Casimiro Vacas Brieva, tesorero. Los siguientes planos muestran a los socios saludando desde el balcón del edificio, incluídos varios niños; la salida a la calle, una vez finalizda la reunión, y unas poses de los participantes en una plaza ajardinada. Como película muda que es, entre los diversos planos se intercalan textos explicativos. En el estilo se asemeja bastante a las primeras películas de los Hermanos Lumière.

En 1928, Tiburcio Crespo, con el asesoramiento de Gaya Nuño, rodó en 16 mm. para Laboratorios Carrascosa Las Fiestas de San Juan de San Pedro Manrique. En este film de carácter documental se muestra con todo detalle la ceremonia de las Móndidas, la lectura de las cuartetas, la cabalgada por los alrededores de la villa y cuantos actos figuran en la celebración del Paso del Fuego en la localidad soriana. Se trata de una obra ágil y dinámica, todavía muda, que se recrea en los paisajes de los alrededores y en el mismo pueblo de San Pedro. En la actualidad, la película original se halla depositada en el Archivo Histórico Provincial.

Al año siguiente, 1929, el fotógrafo y poeta Aurelio Rioja, padre del que fue durante cuarenta años director de la Biblioteca Pública de Soria, José Antonio Pérez-Rioja, hizo el film Castilla, al que se adicionó una banda sonora musical del compositor adnamantino Muñoz Aceña, cuya carrera como músico prosiguió en Madrid.

No hace mucho tiempo, alrededor de 1998, se encontró en Deza una película de 1932, realizada por un argentino de origen soriano, obra que contiene numerosas imágenes inéditas de la provincia de Soria de indudable valor etnográfico. El film muestra planos de procesiones, fiestas, juegos, danzas, festejos taurinos, así como escenas de la vida cotidiana y de las labores del campo de la comarca de Deza y otros pueblos próximos. También se pueden observar diversas secuencias de Soria capital, como, entre otras de la Dehesa, unos curiosos planos del zoológico que existía en nuestro parque en aquella época, en el que se ven unos monos en jaulas. Hay más, muchas más imágenes en esta película, algunas reconocibles y otras no. Entre las primeras, unas del archifamoso y conocido Monasterio de Piedra, dentro ya de la provincia de Zaragoza.

Existen datos de piezas cinematográficas, como las anteriores de carácter documental, fechadas en los años 1936, 1940, 1941, 1947 y 1949, rodadas en Soria o en diversos puntos de la provincia. Las primeras noticias sobre nuestra tierra incluídas en el NO-DO son de 1943 y se refieren a las Fiestas de San Juan, en concreto al popular festejo de La Saca y la lidia de toros. Aparecen también danzas folklóricas en una exhibición en los claustros de San Juan de Duero.

Ya en 1952 se rueda una nueva película, pero ahora de ficción, La Laguna Negra, de Arturo Ruiz Castillo, basada en La tierra de Alvargonzález, de Antonio Machado. Film dramático que enlaza con aquel primero de 1924 en una historia que continúa y que se prolonga hasta la actualidad, pues el año pasado por estas fechas otoñales se rodó en Tierras de Pinares El rey de la montaña, película presentada recientemente en el Festival de Sitges, que se suma a la larga serie de obras con localizaciones en tierras de Soria.

En el Certamen se presentan algunos de esos “incunables” de nuestro cine soriano; una breve muestra de unos documentos de gran importancia histórica para nuestro patrimonio cultural, dado que en ellos ha quedado plasmadocómo era la provincia a finales de los años veinte y principios de los treinta del siglo pasado.

Julián de la Llana del Río


© Fotografías cedidas por la Asociación Cultural Comunidad Cintora. El Royo (Soria)